No hay nada como el deporte

Esportilicita

La zapatilla perfecta

Cuando entras en una tienda de zapatillas deportivas, ves cientos de pares diferentes entre los que elegir. Desde las zapatillas más sencillas por 20€, hasta unas de marca que cuestan 200€.

El hecho es que la zapatilla perfecta no existe. Más que su precio, lo que hay que mirar es la comodidad, que no tiene que ser necesariamente la misma en todas las personas.

La zapatilla perfecta

¿Cuál es la diferencia entre todas esas zapatillas? Esencialmente, las zapatillas de deporte se diferencian en cuatro tipos diferentes, dependiendo de sus características:

  • Control de movimiento: Son zapatillas más rígidas y pesadas. Tienen más apoyo y más amortiguación. Normalmente están recomendadas para las personas con pies planos, o que tienen mucho peso.
  • Estabilidad: Proporcionan más estabilidad, por eso están recomendados para pronadores. Esto significa que su pie tiende a meterse ligeramente hacia adentro cuando corre.
  • Acolchado/Neutral: Las zapatillas neutras están diseñadas para personas con una pisada normal. Por lo general tienen un poco de amortiguación.
  • Calzado minimalista/descalzo: estas zapatillas tienden a tener poca o ninguna amortiguación o soporte, imitando el no llevar nada.

Dicho esto, se recomienda que si practicas un determinado deporte de manera regular, tienes que comprar un calzado específico para ese deporte.

¿Cómo escojo las zapatillas?

Prima la comodidad sobre otros factores, como el precio o la marca. Lo creas o no, lo confortables que son tiene relación con la reducción de lesiones. Todos sabemos que el confort es subjetivo, así que con esto en mente, sólo el usuario puede elegir con confianza el calzado más adecuado para el mismos.

Desconfía del ayudante de tienda, que te aconseja una marca exacta y el modelo de zapatilla que es mejor para ti. Lo que para una persona es cómodo, difiere de lo que es para el otro.

Quizás por esta razón, algunas personas encuentran que para ellos, lo mejor es correr descalzo, pues han encontrado que no se lesionan tan a menudo.

Lo peor de todo, es que tendrás que hacer ensayo y error para conocer cual es el tipo de zapatillas con las que mejor corres. Esto supone que muchas veces te harán daño y tendrás problemas.

Una vez que conoces la diferencia entre los diferentes tipos de zapatillas, es hora de elegir el calzado más adecuado para ti. Se trata de una tarea asombrosamente difícil.

Si es tu primer par de zapatillas para correr, lo mejor es probárselos antes de comprarlos. Lo más importante es que puedas andar cómodamente con ellos. Que ajusten bien, pero que tengan espacio suficiente para mover el pie y los dedos.

No hay dos zapatos exactamente iguales y un par de zapatos que le funcionan a tu amigo, no tiene porque funcionarte a ti. Como muchos corredores a menudo dicen: la mejor zapatilla es la que no se nota nunca.